Olores que matan

Por Aniyensy Sarai Flores Aguilar

17 años.

Hace unos días tuve la oportunidad de asistir al programa de “Fomento al interés por la carrera científica y tecnológica en niños y jóvenes” impartido por el Instituto de Ecología. Me parece que ésta es una gran oportunidad para todos aquellos que estén interesados en cursar una carrera científica o que sientan curiosidad por la ciencia, ya que aquí puedes ver todo el trabajo que realizan investigadores y así decidir si esto es lo que realmente te gusta o no.

Yo trabajé con la Dra. Larissa Guillén en un proyecto muy interesante sobre ecología química de la avispa parasitoide Diachasmimorpha longicaudata.  Yo no sabía, pero la ecología química estudia la comunicación que se da a través de sustancias químicas entre organismos vivos de la misma o de diferente especie, con el fin de entender mejor esas relaciones y utilizar esta información para el desarrollo de tecnologías que nos ayuden al control biorracional de plagas.

Diachasmimorpha longicaudata ataca a larvas de moscas de la fruta consideradas plaga por atacar frutos de importancia económica como el mango, naranja o guayaba y es utilizada en el control biológico de estas moscas.  Para aquellos que no sepan, una avispa-parasitoide es un insecto que pone sus huevos dentro del cuerpo de otro insecto (huésped) para que cuando sus larvas emerjan se coman por dentro a ese insecto-huesped hasta matarlo.

Lo primero que hicimos fue un ensayo en un olfatómetro de dos vías que es un aparato que prueba la preferencia de un organismo a dos olores. En este caso, probamos la preferencia de D. longicaudata a los olores de un mango infestado con larvas de moscas de la fruta contra el olor del aire para saber si este parasitoide puede detectar a su huésped (larvas de mosca) sólo con el olor.

Nuestros resultados fueron que todas las hembra parasitoides escogieron el olor del mango con larvas, lo que nos indica que estos insectos sí pueden detectar a sus huéspedes través del olor y sin verlos.

El segundo día analizamos en un cromatógrafo de gases acoplado a un espectrofotómetro de masas (CG-EM) los olores del mango con larvas para conocer las sustancias volátiles que componen ese olor. Para ello, pusimos el mango infestado con larvas de moscas en un frasco de vidrio y ya que el olor estaba disperso en el frasco, insertamos una fibra de un plástico especial (poli-dimetilsiloxano) a la que se le adhieren las moléculas volátiles que generan olor y la dejamos allí dos horas.  Una vez que la fibra tenía el olor impregnado, insertamos la fibra en el CG-EM  para analizar los volátiles capturados.

El CG-EM es un aparato que, a través del uso de gases y temperatura, puede identificar los compuestos volátiles de una muestra, en este caso, el olor del mango con larvas por el que los parasitoides eran atraídos.  Nuestros resultados indicaron que el olor de mango con larvas tiene varios compuestos entre los que se encontró el etanol, una sustancia común en los jugos fermentados.

Olfatómetro

Olfatómetro de dos vías acoplado a un flujómetro

Captando el olor del mango

Captando el olor del mango infestado de larvas con la fibra de poli- dimetilsiloxano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s