Santuario del Bosque de Niebla

Por: María Sofía Montano Alvarado, 13 años.

El pasado martes 10 de octubre de este año nos dieron un pequeño recorrido por el Santuario del Bosque de Niebla, como parte del Programa de Formación Científica Temprana del Centro de Reclutamiento de Nuevos Talentos (CRTVC).

Los bosques de niebla son aquellos ecosistemas con frecuente niebla a nivel de la vegetación, además, naturalmente tienen una distribución fragmentada y reducida debido a que las ciudades roban parte de estos. Debido a la neblina, también presentan suelos húmedos (saturados), bajas temperaturas, árboles cortos y retorcidos además de una marcada abundancia de plantas epifitas.

Durante este recorrido pudimos observar diferentes tipos de plantas y entre ellas al grupo de los musgos, que requieren de mucha humedad y tienen una estructura llamada rizoma para sujetarse a las superficies.

El 30% de las plantas que se encuentran en el Santuario son endémicas, o sea que solo las encontramos aquí y en ningún otro lugar.

Las plantas epifitas, son las plantas que crecen sobre otras plantas y generalmente se encuentran en las ramas altas de los árboles; hasta un 30% de las especies vegetales en el bosque de niebla pueden ser epifitas.

Encontramos también muchos hongos, los cuales descomponen y permiten que los nutrientes se reciclen en el ecosistema.

Los bosques de niebla son los bosques tropicales más frágiles.

El día jueves 12 de octubre del año en curso, la Dra. Tarin Toledo Aceves, investigadora del INECOL, nos dio además una conferencia la cual me permitió reforzar y reflexionar acerca de los bosques de niebla y su manejo.

Quieres saber más: http://jardin.inecol.edu.mx/jardin/index.php/el-santuario

Edición: Andrea Farias Escalera

Anuncios

Inicia una nueva generación de jóvenes científicos en el INECOL

El Centro de Reclutamiento de Nuevos Talentos (CRTVC) del INECOL recibe a la segunda generación de estudiantes de secundaria que participarán en el Programa de Formación Científica Temprana. En una ceremonia llena de emoción y esperanzas, el INECOL recibió a sus 18 seleccionados de secundaria, quienes inician una aventura más de aprendizaje en la ciencia.

El Programa de Formación Científica Temprana va dirigido a jóvenes ex participantes del programa de “Fomento al Interés por la Carrera Científica y Tecnológica” del INECOL, que actualmente cursan algún nivel de secundaria, en la intensión de continuar su formación científico-tecnológica y aprender de la ciencia, haciéndola. Tiene una duración de tres meses iniciando el 3 de octubre y concluyendo el 15 de diciembre de 2017, con una sesión semanal experimental vespertina, además de conferencias, talleres y visitas guiadas que complementan lo aprendido; todos ellos impartidos por investigadores del INECOL especialistas en temas de biodiversidad, taxonomía, microbiología, fisiología vegetal y química de alimentos.

Los 18 jóvenes entusiastas que se suman a esta propuesta provienen de nueve escuelas Xalapa y Coatepec, y fueron seleccionados por un comité de científicos y tecnólogos del INECOL mediante su registro en la Convocatoria. Confiamos en que estos jóvenes serán las siguientes semillas que nos permitan impulsar a México hacia una sociedad del conocimiento.

DSC_0163.JPG

DSC_0169.JPG

¡No te pierdeas las noticias del Programa que estaremos publicando!

Imagenes: Guillermo Lopez-Escalera

Redacción: Andrea Farias Escalera

 

¿Podemos sustituir los hongos por la carne?

Victoria Isabel Méndez López participó en el Programa de Formación Científica Temprana del Centro de Reclutamiento de Nuevos talentos-INECOL, nivel bachillerato y para su trabajo de investigación quiso saber si es verdad que los hongos pueden sustituirse por la carne en nuestra dieta, en cuanto a su valor o contenido de proteínas se refiere. Para ello empleó una prueba experimental aprendida durante las sesiones de enseñanza del Programa, conocida como Método de Bradford, y este fue su proyecto:

carteles victoria

Proyecto/imagen: Victoria Isabel Méndez López

Redacción: Andrea Farias Escalera

Cocina y ciencia

La esferificación es una técnica culinaria muy utilizada por cocineros modernos, en lo que se suele llamar cocina molecular. Consiste básicamente en la presentación de un alimento en forma de esferas u óvalos que tienen una textura blanda por fuera y que contienen líquido en su interior, produciendo una curiosa y agradable sensación en el comensal al introducirlas en su boca. La capa exterior de la esfera es una gelatina que se ha formado por la reacción de dos compuestos, normalmente alginato sódico por un lado, que es un espesante natural procedente de algas, y por otro, una solución rica en calcio. Al entrar en contacto estos dos compuestos, se desarrolla una capa de gelatina lo bastante resistente como para dar forma a esferas de diferentes tamaños.

Tomando esta técnica como referencia Winston Hernández Ceballos, invitó a Tulio Ubando Zapien Morales, ambos estudiantes de bachillerato integrados al Programa de Formación Científica Temprana del Centro de Reclutamiento de Nuevos talentos del INECOL, para proponer la esterificación de vitaminas. Conoce su propuesta:

carteles winston

Proyecto: Winston Hernández Ceballos y Tulio Ubando Zapien Morales

Redacción: Andrea Farias Escalera

¿Cucarachas con superpoderes?

Mucho hemos escuchado sobre los supuestos “superpoderes” de supervivencia de las cucarachas. Si, esos aversivos bichos que hacen gritar al más valiente, pero ¿será cierto que, entre otras cosas, soportan altos niveles de radiación o será sólo un mito? Yair Emanuel Domínguez López, estudiante de bachillerato integrado al Programa de Formación Científica Temprana del Centro de Reclutamiento de Nuevos talentos-INECOL, quiso investigar si esto es cierto y de ser así, cómo consiguen u obtienen esta resistencia.

En su investigación, encontró que hay otros insectos mucho más tenaces que las cucarachas, pero no encontró ningún estudio que explicara cómo es que sobreviven a estos niveles de radiación. En la búsqueda de información descubrió otras investigaciones realizadas con algunas bacterias extremofilas, la cuales resisten aun niveles más elevados que los insectos, pero como sabemos son organismos más sencillos (procariontes), formados por una sola célula. Los significativo de estos estudios es que atribuyen la resistencia a la radiación, a la expresión de diferentes genes; así que en este momento ¡Yair finalmente contaba con una pista sobre los posibles responsables de los “superpoderes”! Al buscar estos genes en eucariontes u organismos superiores como nosotros, ¿adivinen en dónde se encontraron? En células cancerosas resistentes al tratamiento por radiación… ya se, quizá suena obvio, pero a nosotros nos sorprendió, así que conoce su propuesta experimental para buscar estos genes en las cucarachas:

carteles yair

Proyecto/imagen: Yair Emanuel Dominguez López

Redeacción: Andrea Farias Escalera

¿Cómo hacer un shampoo para que crezca el cabello?

Las preguntas surgen a veces ante algo que nos intriga, pero muchas otras ante un problema que queremos resolver o por una experiencia que nos motiva. Este fue el caso de Vanessa Yarit Ruiz Mora, quien en algún momento tuvo problemas para que su cabello creciera y después de mucho intentar alguien le recomendó que utilizará el shampoo que usan para los caballos. Obviamente no solo le parecía absurda la idea, sino que además ¡no quería que le pusieran shampoo para caballos! Pero se llevó una sorpresa cuando, después de usarlo por un tiempo, pudo comprobar que su cabello creció.

Muchos años después (¡y con un cabello largo y brillante!), Yarit se integró al Programa de Formación Científica Temprana, nivel bachillerato del CRTVC-INECOL y una vez adquirida la experiencia en los meses de aprendizaje, decidió que quería averiguar científicamente cómo es que el shampoo de caballo tiene un efecto estimulante en el crecimiento del cabello. Para este proyecto encontró además un aliado, Arturo Maximiliano Parra Blanco, con quien desarrollo la siguiente metodología experimental:

carteles vane max

Proyecto/imagen: Vanesa Yarit Ruiz Mora/ Arturo Maximiliano Parra Blanco

Redacción: Andrea farias Escalera

La música y nuestras emociones

La música es inherente a la historia de la humanidad. En todas las civilizaciones la música ha tenido un papel importante y a pesar de las estratificaciones que siempre han existido en la sociedad, cada estrato hacía música, y de esa forma forjaba su propia identidad, ya fuera un pueblo, región o país. Así fue como empezaron a crearse los géneros musicales, siguiendo ciertas características de ritmos y tiempos que un mismo grupo social repetía.

De igual manera, la relación entre música y las emociones o sobre las sensaciones que produce, ha llevado al desarrollo de profesiones como la musicoterapia, ya que se ha probado que diferentes géneros musicales, determinan ciertas cualidades o propiedades que inciden en el estado emocional y/o espiritual. Derivado de esto, VALERIA ROMERO MARTÍNEZ, estudiante de bachillerato del Programa de Formación Científica Temprana del CRTVC, se interesó en saber cómo es que el género musical conocido como “heavy metal” influye en los niveles de ansiedad e ira, y mejora las emociones negativas, como afirman algunos especialistas. Este es un resumen de su propuesta:

carteles Vale

Proyecto: VALERIA ROMERO MARTÍNEZ

Edición: Andrea Farias Escalera